Siete unidades de bomberos trabajaron durante la madrugada del jueves para controlar las llamas que dejó el robo a un cajero automático en pleno centro de Santiago.

De acuerdo con los antecedentes policiales tres sujetos llegaron a la sucursal de BancoEstado ubicada en Erasmo Escala con avenida Brasil, donde instalaron cilindros de gas para detonar el dispensador de dinero.

Producto de la explosión se generó un incendio lo que obligó la intervención de bomberos.

Los delincuentes huyeron con tres gavetas con dinero, sin embargo, los billetes resultaron manchados con tinta, por lo que quedaron inutilizables.

PUB/NL