Antes de dejar Chile y que su paradero se convirtiera en el tema más comentado en los últimos días, Rafael Garay envió una carta a distintos clientes a los que manejaba sus inversiones, siendo una de ellos la esposa del periodista Iván Núñez.

“Estimada Marlene: junto con saludarte quiero compartir una información muy relevante. Debido al ahora delicado estado de salud que enfrento, he tomado la decisión de cerrar la empresa Think & Co. que he dirigido durante 10 años, y que como bien sabes, ha generado resultados positivos a nuestros clientes”, indica la misiva dada a conocer por La Tercera.

En la carta que recibió Marlene de la Fuente, cuyo cónyuge presentó el viernes una querella contra el ingeniero comercial por presunta estafa, Garay señala que creó un mecanismo para reestablecer lo invertido, además de las utilidades generadas. Esto fue dividido en tres etapas e incluyó a 518 inversionistas. Entre ellos figuran Núñez y su esposa. 

“Si estás recibiendo este correo, es porque estás dentro de los clientes que siempre consideré más cercanos, y con los que más me gustó trabajar. Y por ende esta es la etapa que te corresponde”, agrega el escrito.

Por último, se señala que “el plazo máximo para entregar los recursos comprometidos no debería ser superior a 56 días calendario (o corridos). Se establece este plazo como máximo para reintegrar el 100% de los recursos administrados, aunque puedes contar con nuestro mejor esfuerzo para que, en definitiva, el tiempo que debas esperar sea inferior (y confiamos que así ocurrirá)”.

PUB/CM