Un 51,9% de los estudiantes en el país tiene obesidad o sobrepeso, de acuerdo a los datos que arrojó el último Mapa Nutricional de la Junaeb 2015, cifra alarmante que espera ser disminuida con “Contrapeso: el Plan Contra la Obesidad Estudiantil” que fue lanzado la semana pasada y que contempla 50 medidas para combatir la lucha contra la obesidad en los alumnos de los diferentes colegios y liceos del país. 

Una de las medidas más nombradas es la pulsera inteligente para la promoción de la actividad física, la que tiene como función evaluar la intensidad del movimiento que realizan los estudiantes a diario y así diagnosticar si los niños y jóvenes son sedentarios o activos. 

La pulsera tendrá la forma de un reloj, donde en la pantalla se irán contando los pasos que cada estudiante da en el día, e irá entregando información sobre si se necesita estar más tiempo en movimiento, datos que servirán para cada alumno y para crear políticas públicas. 

“El diagnóstico nos permitirá compartir los datos con el Ministerio del Deporte y el Ministerio de Educación para ir mejorando las clases de Educación Física o crear programas específicos para diferentes niveles de la población educativa”, señaló a Publimetro Mariana Lira, secretaria ejecutiva del plan contra la obesidad estudiantil. 

Este dispositivo que se empezará a repartir en marzo de 2017 en 5.748 establecimientos educacionales del país, llegará a 130 mil estudiantes como un complemento de los programas “Me conecto para aprender” y “Yo elijo mi PC”. 

Los alumnos de 7º básico de establecimientos municipales son parte del programa “Me conecto para aprender”, quienes reciben un computador portátil con una conexión banda ancha móvil y ahora se sumará la pulsera inteligente. 

En el caso de “Yo elijo mi PC”, está destinado para los estudiantes de 7º básico de colegios particulares subvencionados, que pertenezcan al 40% más vulnerable de la población y sobresalgan con un rendimiento académico destacado, quiénes también tendrán la pulsera. 

Desde la Junaeb recalcan que la “pulsera inteligente” no basta para disminuir la obesidad, sino que debe ir como complemento de las otras 49 medidas. 

“No es la pulsera sola, debe ser un trabajo en conjunto con las clases de educación física, la alimentación saludable, mensajes de la materia y que los papás y familias tomen conciencia de mejorar este problema masivo”, agrega la encargada del problema.