El pasado sábado el presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció a través de la prensa de su país que Chile había instalado una base militar equipada con tanques y misiles antiaéreos en una zona cercana a la frontera.

Estas declaraciones fueron categóricamente desmentidas por el Gobierno de Chile, quien organizó una visita a cargo de la subsecretaria de las Fuerzas Armadas, Paulina Vodanovic, y los integrantes de la comisión de Defensa de la Cámara, Jorge Tarud, Ricardo Rincón y Romilio Gutiérrez.

La denuncia del mandatario boliviano hace referencia a un puesto militar chileno ubicado a 100 metros de la localidad de Cariquima, que es un pueblo ubicado al sur de Colchane, en la Región de Tarapacá y que no tiene más de 80 habitantes.

Este punto militar está habilitado desde marzo de este año y cuenta con 4 containers que hacen las funciones de baños, habitaciones y cocinas para un total de 12 efectivos militares que están de manera  permanente.

Se ubica a 29 kilómetros de la frontera con Bolivia, a 360 kilómetros en línea recta del río Silala y a 520 kilómetros por ruta, en pleno altiplano a más de 3.700 metros por sobre el nivel del mar. 

El general John Griffiths, máxima autoridad del Comando Conjunto Norte, del cual depende este puesto militar, señala a Publimetro que "la principal función de este puesto militar es albergar a una patrulla compuesta por doce hombres, que nos permite mantener información oportuna para nuestros procedimientos en los distintos ámbitos".

De igual manera, agregó que "también nos sirve para estar en contacto permanente con nuestra comunidad, porque las Fuerzas Armadas se deben a la comunidad y lo que nosotros hacemos es decirle a estos compatriotas que el Estado de Chile se hace presente a través nuestro".

Respecto de los dicho de Evo, el gral. es enfático en señalar que "dentro del léxico de los militares una base militar se entiende por algo más amplio, mayor y permanente, con otras capacidades, que en ningún caso es lo que tenemos acá en Cariquima. Este es un puesto militar que alberga apenas 12 soldados con capacidades mínimas para sobrevivir y desarrollar sus funciones, acá no existen misiles ni otras capacidades de primera generación, como Ejército claro que los tenemos, pero aquí no están".

El puesto militar de Cariquima cuenta con una capacidad menor de armamento y su principal misión es cumplir tareas de instrucción y entrenamiento, además de contribuir con las tareas de seguridad y soberanía efectiva, propias de las funciones que ejercen las Fuerzas Armadas en tiempos de paz.

El comandante en jefe de la VI División de Ejército, el general Miguel Alfonso Bellet, detalló que "es importante entender que en lo territorial, lo que estamos haciendo es mantener la soberanía, con tres tareas funadamentales: de reconocimiento, de instrucción de entrenamiento y de presencia militar".

Mientras que el teniente Felipe Liewald, comandante del pusto militar de Cariquima sostiene que "este puesto lo que busca es satisfacer las necesidades logísticas del pesonal, es decir, poder contar con comida, con agua y con necesidades logística de los vehñiculos como el combustible y las diferentes mantenciones que se requieren a cargo de un mecánico que integra la escuadra".  

En la visita a Cariquima estuvo presente la subsecretaria Vodanovic, quien manifestó, en relación a los dichos de Evo, que "las imágenes valen más que mil palabras, ustedes han podido apreciar que esto definitivamente no se trata de una base militar, dista mucho de eso".

El pueblo de Cariquima está poblado eminentemente por adultos mayores, que se decican principalmente al cultivo de quinoa, a la gandería y al comercio. Cuenta con un pequeño colegio en el que estudian 8 niños, entre los que se cuenta uno boliviano que todos los días cruza la frontera para estudiar. Según nos cuentan los militares, tambiçen funciona aquí un pequeño jardín infantil, dependiente de la Junji, que alberga a 5 niños, todos bolivianos. La señora Eulogia Quispemamani, de 63 años, nos comenta que "antes de este puesto militar nos sentíamos muy abandonados, porque en este lugar no hay carabineros todos los días. Pero ahora nos sentimos más resguardados con la presencia de ellos y no queremos que esto sea como un engaño, que vengan un tiempo y después se retiren, lo que queremos es que se queden porque eso nos da mucha más seguridad". 

El presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara, Jorge Tarud, manifestó su molestia con los dichos del presidente de Bolivia y destacó que " hemos venido hasta este puesto militar para desmentir de manera flagrante al presidente Morales, que una vez más ha faltado a la verdad (...) y todos los chilenos y chilenas podrán comprobar que miente porque acá no existe una base militar, así como también la comunidad internacional podrá ver que el presidente Morales miente a través de la prensa".

Tarud concluyó reiterando que "una vez más el presidente Morales miente incluso llegando a decir que acá hay misiles antiaéreos, cuando lo que acá tenemos son 4 containers con doce uniformados. Eso no constituye ninguna agresión, pero cuando es Bolivia la que instala una verdadera base militar a un kilómetro y medio de la frontera con Chile sin siquiera avisarnos, eso sí que es un acto agresivo. Chile lo único que quiere con sus vecinos es la paz, pero nuestro Gobierno debe notificar a la corte de La Haya de estos actos agresivos por parte de Bolivia , porque difama a nuestro país y es necesario que la corte se entere de la forma que él tiene para relacionarse con Chile".