El Departamento de Estado de EEUU anunció que aprobó la posibilidad de vender misiles a Chile por un monto de US$ 140 millones.

"La venta propuesta contribuye a la política exterior y de seguridad nacional de EE.UU. de aumentar la capacidad de Chile de contribuir a la seguridad regional y de promover la interoperatividad con las fuerzas estadounidenses", sostiene el documento publicado por la autoridad del país del norte.

La solicitud chilena, notificada al Congreso de ese país el 1 de julio incluye 33 misiles Evolved Seasparrow (ESSM), seis misiles telemétricos y tres sistemas de lanzamiento vertical MK41, entre otros  elementos.

Los misiles Sea Sparrow son de mediano alcance y son utilizados para proteger los barcos de ataques de aviones y misiles. El arma cuenta con maniobrabilidad y velocidad supersónica y un motor más grande para aumentar su agilidad.

El misil tiene una mejor aerodinámica gracias a sus alas longitudinales de ataque y aletines replegables que mejora los giros. Tienen la capacidad de ser cargado de cuatro en cuatro, tienen un peso total de 280 kilogramos, de los cuales 39 kg son de expolosivos.

Su alcance efectivo es de unos 50 kilómetros y tienen una longitud de 3,6 metros.

Los primeros países en lograr el estado operacional para los Evolved Seasparrow fueron los Estados Unidos y Australia. Canadá, Alemania, Turquía, Grecia, Japón, Dinamarca, Holanda, Noruega, Nueva Zelanda, España, los Emiratos Árabes Unidos y recientemente Chile han integrado o están en proceso de integrar el ESSM a sus flotas.

Las empresas contratistas serán Raytheon Missile Systems, BAE Systems y Lockhead Martin.

Cabe mencionar que según el documento publicado por el Departamento de Estado de EEUU “el anuncio de una venta potencial es requerida por la ley y no significa que la venta ha sido concluida”.

PUB/NL