La Municipalidad de Santiago, en conjunto con el Ministerio de Transportes y el Ministerio del Medio Ambiente, dieron a conocer hoy los nuevos taxis eléctricos que circularán por la zona del centro de Santiago y que representan un avance en materia de movilidad sustentable.

Serán tres los taxis y están en funcionamiento a partir de hoy con la misma tarifa que funciona un taxi regular, con un bajada de bandera de $300 en los primeros 200 metros y un cobro de $130 cada 200 metros o 60 segundos.

“Con este servicio de taxis eléctricos, estamos aportando en el gran desafío de descontaminar la ciudad y, en ese sentido, queremos incentivar a las personas a invertir en este tipo de tecnologías limpias y hacer más amigable para todos el transporte público”, indicó el Ministro Gómez-Lobo.

La principal característica de estos vehículos eléctricos es que no emiten Gases de Efecto Invernadero en su operación, mientras que un auto a gasolina tiene emisiones de 13,18 TCO2 eq/año en el tubo de escape. Además, la huella de carbono que deja la producción de energía de un vehículo eléctrico representa un 23% de lo que implica la operación de un vehículo a gasolina.

Al respecto, la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, señaló que “hoy se lanzan 3 taxis eléctricos que representan el puntapié de la electromovilidad para el transporte de pasajeros en Chile, y a su vez constituye la implementación de una de las medidas contempladas en la Nama Zona Verde para el Transporte en Santiago, que es una Acción de Mitigación Nacionalmente Apropiada (por sus siglas en inglés), proyecto que busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector de transporte, promoviendo iniciativas de transporte sustentable”.

El objetivo de esta puesta en marcha es promover el uso de tecnologías limpias en la capital e incentivar su uso en el transporte público. Para tal efecto, Transportes gestionó junto a la empresa privada la participación de los tres  móviles eléctricos, dos pertenecientes a Indumotora y uno a Chilectra.

En términos de rendimineto, un auto convencial que funciona a gasolina tiene un gasto promedio de $77 por kilómetro, mientras que un auto eléctrico gasta 418 en recorrer la misma distancia. Por ejemplo, el funcionamiento de un artefacto eléctrico de hogar como lo es un secadora de ropa durante una hora, representa un gasto de 3.000 Watts, lo que equivale a que un auto eléctrico recorra 18 kilómetros.

Para el gerente de Asuntos Públicos de Automóvil Club Chile, Alberto Escobar, "cualquier medida que tienda a disminuir los efectos de la emisión de los gases de efecto invernadero debe ser apoyada, más aún cuando este año la capital sufrió una serie de episodios de contingencia ambiental".

Escobar agrega que "pese a que en Chile, a diferencia de otros países, no existen beneficios tributarios que incentiven el uso de tecnologías ‘verdes’, esta medida será una excelente oportunidad para comprobar empíricamente que los autos eléctricos sí  se pueden adaptar a los desafíos de tener una ciudad más limpia", a pesar del difícil posicionamiento que tiene este tipo de tecnología en el mercado automotriz.

El experto en seguridad vial del Autmóvil Club Chile concluye que "detrás de los autos eléctricos exista una lógica de sustentabilidad y gestión urbana que es lo claramente le falta a Santiago. Para los usuarios será un aporte, ya que los acercará a este tipo de tecnologías que siempre ha estado ajena a ello".

PUB / DIG