Por casi una semana cientos de personas siguieron atentos la historia de ‘Tigger’, el peluche que en medio de las actividades del Día del Patrimonio, el pasado fin de semana, se quedara sin sus dueños en la Biblioteca Nacional.

La historia incluso traspasó las fronteras de nuestro país y fue seguida desde el extranjero, por personas que ansiosas esperaban a que la familia del mejor amigo de Winnie de Poh apareciera.

Sin embargo, tras varios días y luego que el personaje esperar atento en la Biblioteca a sus dueños, pasean por los jardines, visitando los salones o jugando junto a sus amigos, la historia tuvo un final inesperado pero feliz.

Esto porque la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam) decidiera nombrarlos ‘Protector Emérito del Patrimonio de Chile”, lo que fue comunicado en el Facebook oficial de la entidad.

“Justo cuando Tigger estaba comiendo unas ricas sopaipillas pasadas mirando la lluvia desde una ventana, recibió una carta muy importante: Tigger fue nombrado Protector Emérito del Patrimonio de Chile”.

“Luego de esta gran noticia, se quedará a vivir en la Biblioteca Nacional a la espera del regreso de sus papás. Así finaliza esta linda historia. Muchas gracias por todo el cariño y no olviden visitar nuestras bibliotecas, archivos y museos”, publicaron.

De esta manera le dieron un cierre a esta historia que fue seguida y mantuvo en vilo a muchas personas que se encariñaron con el pequeño personaje. 

PUB/NL