Seguidilla de hechos de violencia registrados en las últimas horas en la Región de La Araucanía mantienen en alerta a las autoridades de Gobierno, mientras en la zona ambas policías desarrollan diligencias investigativas para aclarar los hechos ocurridos, principalmente, en las cercanías de Temuco.

En menos de 24 horas se registraron cinco presuntos ataques incendiarios que terminaron con maquinaria, vehículos de carga y un templo religioso destruidos por el fuego, hechos que las policías atribuyeron a la acción de grupos mapuche radicalizados.

Un primer hecho se registró cerca del mediodía de este jueves en el fundo San Miguel, en el sector rural de Niágara, en Padre Las Casas –cercana a Temuco-, donde desconocidos incendiaron tres camiones y una máquina motoniveladora, todos de propiedad de la Dirección de Vialidad del MOP.

A ese hecho, se sumaron tres nuevos ataques –casi simultáneos- ocurridos también en el mismo sector, entre la noche del jueves y la madrugada de hoy viernes.

Según la información entregada por la policía, en el kilómetro 5 del camino al sector de Niagara, desconocidos prendieron fuego la capilla Santa Joaquina, lugar donde un grupo de desconocidos realizó disparos y dejaron un lienzo alusivo a la causa mapuche.

Al despliegue policial en esa zona, se sumó luego un operativo en la localidad de Victoria, después de que un incendio -presumiblemente intencional- destruyó una vivienda ubicada en el interior de un predio agrícola.

Otro presunto ataque ocurrió en la localidad Collipulli, siempre en La Araucanía, donde desconocidos incendiaron un bus de una empresa agrícola y forestal.

A causa de estos últimos hechos, temprano este viernes el ministro del Interior subrogante, Mahmud Aleuy, sostuvo una reunión con los jefes operativos de Carabineros y de la PDI en el palacio de La Moneda, justamente para analizar los últimos sucesos, por los que ambas policías mantienen los operativos en la zona para dar con los autores de los ataques.

Los acontecimientos han sido asociados por las autoridades a la reciente detención de 11 personas, a las que se les imputó participación directa en el crimen del matrimonio Luchsinger-Mackay, ocurrido en enero del año 2013.

PUB/CM