Desde este 1 de enero de 2016, entrará en vigencia el Decreto Supremo Nº 164/2014 de la Ley de Tránsito, que modifica el Decreto 22/2006, con lo que la exigencia del chaleco reflectante en todo vehículo motorizado será efectiva y quien no lo tenga en la parte interior del vehículo (nunca en la maleta) se expondrá a multas que van desde las 0,2 a 0,5 UTM (cerca de $25 mil). No obstante lo anterior, en primera instancia habrá una etapa de fiscalización en marcha blanca que no contemplará multas.

Tal como aparece en la galería infográfica superior, las características del chaleco están determinadas por la autoridad y deben respetarse al momento de adquirir este elemento de seguridad vial.

Cabe destacar que según cifras de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset), más de 6.000 personas fallecieron atropelladas en Chile, por lo que aumentar las exigencias de seguridad contribuirá a disminuir estas lamentables estadísticas.

Efectos en el uso del cinturón

En caso de algún desperfecto del vehículo que obligue la detención en la ruta, a una distancia de 40 metros y a una velocidad de 65 km/h, el conductor no podría detenerse dentro de su alcance visual para no atropellar al peatón.

Pero con el uso del chaleco reflectante, el conductor podría identificar al peatón a más de 150 metros y a una distancia de 100 km/h el chofer podría detenerse dentro de su alcance visual. Por eso la importancia de exigir este elemento de seguridad.

Es importante llevar el chaleco en el interior del vehículo, de hecho así lo exige la norma, ya sea en la guantera o en la parte inferior del asiento, para poder ponérselo antes de bajar del vehículo.

Para el gerente de Asuntos Públicos de Automóvil Club Chile, Alberto Escobar, el uso del chaleco  “es una medida económica, simple y muy efectiva para prevenir los atropellos que puedan producirse en zonas de alta velocidad, como lo son las autopistas y carreteras”.

Escobar agrega que el actuar del conductor chileno es bastante imprudente, por lo que normas como esta ayudan a moldear un comportamiento más responsable en la ruta. “Los automovilistas descienden de sus vehículos, sobre todo en carreteras y en caminos secundarios, con bastante descuido y los atropellos se han ido incrementando en el último tiempo”, destaca.

Respecto de la realidad internacional, el experto en seguridad vial del Automóvil Club Chile destaca que hace varios años “en países desarrollados como Francia, España e Italia este tipo de normativas son aceptadas y son considerados como elementos de seguridad que permiten salvar vidas ante alguna emergencia vial”.

Concluye que “sería interesante que los uniformes escolares tengan la obligación de incorporar elementos reflectantes que les permita distinguir a los estudiantes en los momentos de menor luminosidad”.

PUB / DIG