Hasta $224 mil podría salir una multa por llevar un perro a la playa. Ello pues existen varias ordenanzas municipales que prohiben que las mascotas lleguen a los balnearios y que, aunque no se aplican en todo Chile, sí están vigentes en localidades como Algarrobo, Santo Domingo y Zapallar.

En estas últimas comunas, de hecho, existen hasta inspectores municipales encargados que esta ordenanza se cumpla, según informa La Tercera.

“Hay varios factores: el tema de la salud por las fecas de los animales, también por la confortabilidad. Porque, en el fondo, es un desagrado estar con un perro al lado saltando, ladrando o rascándose las pulgas”, aclaró al medio escrito el alcalde de Santo Domingo, Fernando Rodríguez. 

Su par de Zapallar lo respaldó, indicando que “es una molestia porque no todos en la playa son aficionados a tener mascota”. 

Ambas comunas tienen una ordenanza que contempla multas que van entre las 1 UTM y las 5 UTM para quienes no cumplan la medida.

En cambio, en Algarrobo, la multa alanza hasta las 3 UTM, monto similar al que cobran en Valparaíso, aunque en esta comuna se aplica solo para la época estival. 

En ese sentido, Jorge Castro, el edil de Valparaíso criticó la duración de la medida indicando que “es absurdo, porque después del verano no importa que entren 10 ó 20 perros, o las fecas que puedan dejar en la playa”. 

Cabe mencionar que no todas las comunas con balneario tienen estas ordenanzas y, de hecho, las mascotas sí pueden acceder a las playas de Viña del Mar, La Serena y Pichilemu, entre otras. En estas, eso sí, se recomienda el uso de correa, bozal y que los dueños se encarguen de recoger las fecas. 

PUB/JLM