Esta mañana está programada la celebración de Navidad en el Palacio de La Moneda. A las 11:15 horas, la Presidenta participará de una ceremonia ecuménica donde una de las actividades es la bendición del pesebre tamaño real que se instaló en el Patio de Los Cañoñes.

Pero esta tradición fue duramente criticada por la Fundación Sociedad Atea de Chile, quienes manifestaron frente a la casa de gobierno su rechazo por la iniciativa. “La única manera en que el Estado puede respetar todas las confesiones religiosas, o la falta de estas, es restarse de ellas y mantenerse neutral”, afirmaron en un comunicado.

La Sociedad Atea criticó que no existiera “separación Estado-Iglesia” en un gobierno laico y también cuestionaron la capilla que funciona diariamente al interior del Palacio de Gobierno.

La intención de esta asociación, según argumentan, es “apuntar al espíritu laico que debe imperar en el país, donde no se debe privilegiar ninguna credo sobre otros. Y es precisamente esto lo que transgrede con la instalación de un símbolo del catolicismo que deja fuera de toda representación a casi un 25% de la población que no profesa ningún credo, y a otro porcentaje de religiosos que no comparten el tema del pesebre”, aclararon.

¿Qué te parece esta crítica? ¿Estás de acuerdo? Cuéntanos aquí:

PB/MC