Desde el miércoles 3 de agosto y hasta la fecha hay un poco más de 1.200 postulantes para el proceso de admisión 2017 para 7º básico del Instituto Nacional, cifra que supera a la de los demandantes de vacantes para este año, los que según datos del departamento de informática del emblemático colegio, fueron 1.156 alumnos los que quisieron ser parte del Instituto Nacional. 

Los candidatos a una de las 600 vacantes para el nivel de 7º básico aumentaron de forma leve, a pesar que hace tres semanas se conoció que el Instituto perdió la subvención de excelencia académica otorgada por el Sistema Nacional de Evaluación de Desempeño (Sned), lo que tuvo como punto de origen la disminución en los puntajes de las pruebas Simce. 

Para el rector del Instituto Nacional, Fernando Soto, el leve aumento de las postulaciones para ser parte del colegio se debe a prestigio con que cuentan, lo que no se ha perdido aún con las últimas noticias conocidas a nivel público. 

“Es reconfortante saber que aumentan los postulantes, aún con las noticias que se han conocido, se sabe el prestigio que tiene el Instituto Nacional, diariamente nos llaman apoderados preguntando por vacantes y nosotros sabemos que para la opinión pública este es un referente, sentimos una gran responsabilidad, un gran compromiso con la educación pública a través de cumplimiento de nuestras obligaciones”, señaló a Publimetro el rector Soto. 

Los aspirantes a ser parte del Instituto Nacional deben pasar por cuatro etapas del proceso de admisión, las que ya iniciaron con la inscripción a través de formulario electrónico, para seguir con la publicación de la lista de alumnos que rendirán los test de admisión, la aplicación del test de admisión, y la publicación de los resultados de los seleccionados y alumnos en lista de espera. 

El interés por ser parte del IN sigue presente, a pesar de los más de dos meses de toma que los estudiantes mantuvieron para expresar su malestar por el estado actual de la educación en el país, lo que para el vocero de la agrupación de padres y apoderados “Contra la toma” del Instituto Nacional, Mauricio Silva, es una señal de apoyo al trabajo que realizaron los padres que abogan por el proyecto educativo. 

“Quiere decir que las personas siguen creyendo en el colegio como un motor de movilidad social, lo que es muy importante mencionar incluso con las tomas de dos meses y esto se debe al esfuerzo de todos los apoderados, porque se da garantía que se van a resguardar los derechos estudiantiles”, enfatizó Mauricio Silva.