Tras una doble jornada de debate, el Senado avanzó en definiciones en torno a la denominada ley de agenda corta antidelincuencia. Sin embargo, la votación por el polémico control preventivo de identidad quedó postergado para el martes 5 de abril.

Por 24 votos a favor, 12 en contra y 2 abstenciones se aprobó la disposición que modifica el Código de Justicia Militar en relación a la penalidad que reciben los autores de lesiones leves a funcionarios de Carabineros, Investigaciones y Gendarmería, quienes arriesgarán presidio menor en su grado mínimo, es decir entre 61 a 540 días.

La Sala del Senado aprobó una norma que establece que no se podrá establecer la pena sustitutiva de reclusión parcial si dentro de los diez o cinco años anteriores, según corresponda, a la comisión del nuevo crimen o delito, le hubiera sido impuesta al condenado una reclusión parcial anterior.

Otra norma aprobada durante la sesión fue la que señala que el tribunal podrá, previo informe de Gendarmería, disponer la interrupción de la pena privativa de libertad originalmente impuesta cuando la persona condenada cumpla 75 años. Dicha disposición fue respaldada con 20 votos a favor, 9 en contra y 4 abstenciones.

Sin embargo, quedaron pendientes para la próxima sesión, las votaciones de aquellas normas que establecen que habrá excepciones cuando se trate de delitos graves como secuestro, homicidio, violación, aquellos sancionados por la ley de drogas y los delitos de lesa humanidad y de ley antiterrorista.

Por 32 votos a favor y 2 abstenciones se aprobó la norma que dice relación con ampliar las facultades de los jueces para ordenar la detención en caso de autodeclaración de culpabilidad.

Además, por 28 votos a favor y 1 abstención se aprobó la disposición que extiende los casos en que la fiscalía puede apelar a una declaración de detención ilegal.

PUB/SVM