La autopsia practicada al cadáver de Freddy Orellana Pérez, el hombre de 39 años que fue brutalmente asesinado a fines del mes pasado en la ciudad de Calama, aportó nuevo antecedentes a la investigación del caso.

Según el estudio tanatológico, la víctima estuvo por lo menos 24 horas secuestrado y sometido a torturas antes de ser ultimado de dos balazos en su cabeza. Posteriormente su cuerpo fue quemado.

El cuerpo de Orellana Pérez -quien desapareció el 23 de junio- fue encontrado calcinado, esposado, encadenado y anclado al piso con estacas en el sector de Ojo Opache de Calama, en la noche del 25 de junio.

La Fiscalía local de Calama sigue trabajando para identificar y ubicar a los responsables del macabro crimen.

PUB/NL