El autor del best seller chileno “Historia Secreta de Chile”, el mismo libro que dice que Arturo Prat practicaba espiritismo, Jorge Baradit, inició un 2016 con buenas noticias para sus lectores: escribirá la segunda parte que ahora incluirá el “lado B” de procesos históricos como la “pacificación de la Araucanía” y un revelador cuestionamiento sobre lo que llamamos “independencia”. En conversación con Publimetro hizo un análisis de la contingencia pensando en cómo quedarán inscritos los políticos de la actualidad. Sin miedos dice que como continuadores de un proceso iniciado por Augusto Pinochet y explica el rol que jugó Manuel "Mamo" Contreras en la década de los '90.

“Hay que escribir la historia secreta de la transición a la democracia”, dice el escritor y agrega que es necesario “decir con nombre y apellido que fue trazada entre Pinochet y los políticos de la Concertación”. 

En ese sentido asegura que “los militares entregaron a Manuel Contreras como chivo expiatorio para que nadie más fuera condenado” y agrega que en el proceso de negociación “se protegió y se avalaron los negocios truchos de la familia Pinochet y que muchos ex combatientes vendieron el alma y el corazón”. 

De hecho, asegura que “lo que ocurrió en los '90 fue la creación de la corporación ‘Democracia Chilena S.A’., donde unos pocos se forraron en millones a costa de los sueños de la República, de chilenos que sufrieron, murieron y se arriesgaron para rescatar un tesoro que fue vendido sin asco por una nueva aristocracia política corrupta amarrada con cadenas al poder”. 

Crítico, ante la pregunta respecto a cómo creo que quedarán inscritos los políticos de la actualidad en la historia del futuro, asegura que como “administradores y defensores del Chile soñado por Pinochet”. 

Lanzará segunda parte

Por otra parte, aprovechó de precisar una nueva fecha para la segunda parte de “Historia Secreta de Chile”. Dice que en esta nueva creación “los temas estarán más centrados en procesos históricos desconocidos o tergiversados por el Estado chileno que en detalles puntuales”. 

De esta manera asegura que analizará “a qué le llamamos ‘pacificación de la Araucanía’, a qué le llamamos ‘Independencia de Chile’, a qué le llamamos ‘Colonización de la Patagonia’. Qué eufemismos se esconden detrás de procesos a veces terribles para la gente y los trabajadores como nosotros”. 

¿La fecha? “Estoy escribiendo una segunda parte que se publicará este julio-agosto de 2016”. 

- ¿Qué personajes históricos generan más curiosidad entre los lectores?
- En general, todos. Desde pequeños nos muestran un aspecto, nos construyen estatuas de mármol bidimensionales. Los próceres son seres humanos capaces de heroísmo y traición. Todos queremos una relación más horizontal con ellos, que no estén arriba del púlpito predicando perfección. Humanizarlos es acercarlos, hacerlos reales. De lo contrario son figuras de cartón que ya no nos dicen nada.

Y esto, desde Bernardo O'Higgins, Portales, Prat, Ibáñez del Campo, Alessandri y otros nombres de calles que son desconocidos, que no nos hablan.

- ¿Qué criticas que recibiste en tu primer libro incluirías en la segunda parte?

-Todas. Gracias al libro he podido reunirme y conversar con grandes personas, entre historiadores y otros cercanos a la historia que manejan visiones muy interesantes, más que sobre la interpretación de tal o cual pasaje de la manera de enfrentar la historia, los datos y las fuentes. He aprendido muchísimo de ellos, de los que se han acercado en buena onda y de los que me ven como enemigo de algo, que todavía no se dan cuenta de la tremenda oportunidad para todos que ha sido este libro, este puente.