Este martes la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), a través de una resolución, formuló una serie de cargos contra el Consorcio Santa Marta S.A., operador del siniestrado relleno sanitario Santa Marta ubicado en la comuna de Talagante. 

Luego de varias fiscalizaciones en terreno y el análisis de distintos reportes, la autoridad medioambiental emitió 12 cargos, uno de ellos gravísimo, 7 graves y 3 leves por incumplimientos a las medidas establecidas en sus Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA).

El cargo gravísimo dice relación con no reportar total o parcialmente informes de seguimiento ambiental para parámetros de líquidos percolados y aguas superficiales, entre otros, mientras que los graves figuran -entre otros- el ingreso no autorizado de 52.511 toneladas de lodos durante el año 2014 y de 57.418 toneladas de lodos durante el año 2015, entre otros incumplimientos.

En la misma resolución, la Fiscal Instructora del caso solicita al Superintendente dictar la medida de clausura parcial del recinto, con el objetivo de evitar un daño al medio ambiente y la salud de las personas. 

Por esta razón, el Superintendente del Medio Ambiente, Cristián Franz, solicitó al Tribunal Ambiental de Santiago, autorizar la medida de clausura parcial del relleno sanitario. Cabe recordar que tras el incendio que afectó al recinto el 18 de enero, la SMA dictó una medida provisional de clausura total, aprobada por el mismo Tribunal, hasta que no se contara con un estudio que permitiera corroborar la estabilidad de la instalación.

Luego de analizados los antecedentes del caso por parte de profesionales de la División de Fiscalización de la SMA y expertos independientes, se solicita al Tribunal Ambiental la autorización para reabrir un área específica del recinto, que tiene una superficie inferior al 10% del relleno sanitario.

Esta zona ha sido definida como segura desde el punto de vista de estabilidad y del control ambiental y sólo podrá recibir residuos domiciliarios. Se prohíbe totalmente en esta área la disposición final de lodos.

La reapertura parcial del recinto además incluye nuevas exigencias de monitoreo y reportes diarios y semanales a la empresa sobre aspectos como los tonelajes diarios dispuestos, las medidas de impermeabilización de la nueva zona de recepción de residuos, entre otros.  

Cabe destacar que, de autorizarse por el Tribunal Ambiental la solicitud de la SMA, la zona donde se produjo el deslizamiento de basura permanecerá clausurada, salvo para la realización de las acciones del plan de recuperación del sistema de recolección de lixiviados y biogás, debiendo informar semanalmente a la SMA el progreso de las tareas de recuperación.

Todo el expediente del caso está disponible en el Sistema Nacional de Información de Fiscalización Ambiental 

PUB/VJ