El funcionamiento habitual del Barrio Meiggs, en Santiago, se vio interrumpido este miércoles cuando personal del Instituto de Salud Pública (ISP) llegó hasta una farmacia para proceder a su clausura, acusada de vender medicamentos "por mayor" y sin receta médica.

El hecho, según detalló el noticiario  24 Horas Central, se originó en denuncias recibidas por la autoridad sanitaria, en las cuales se señalaba que los remedios comercializados luego eran revendidos en ferias libres.

Según los dependientes de la farmacia "Omari", el hecho se trataría de una persecución y señaló que se debía investigar a las grandes cadenas. Además, descartaron la acusación de vender al por mayor productos sin el respaldo médico.

La dueña del establecimiento al ser consultada por los medios negó categóricamente esta práctica, aunque las denuncias establecerían lo contrario.

En las ferias libres, por ejemplo, los propios vendedores son quienes recomiendan las dosis a consumir, aunque el riesgo de que se traten de productos adulterados o falsos es alta.

PUB/VJ