Este domingo la Presidenta Michelle Bachelet conmemoró los 43 años del golpe de Estado, ceremonia que se realizó en el Palacio de La Moneda y que contó con la presencia de familiares del ex presidente Salvador Allende, quien perdió la vida al interior en 1973.

Durante la ceremonia, la mandataria y los cercanos al fallecido jefe de Estado depositaron un arreglo floral en el despacho que utilizaba, además de recordar a los colaboradores que murieron durante esa jornada.

Tras el recorrido por el palacio de Gobierno, Bachelet aseguró que "hoy, los ecos del más doloroso hito de nuestra historia reciente resuenan entre estos muros y pasillos".

"Estos muros nos recuerdan historias que nos muestran lo más crudo de nuestra humanidad y también las gestas más conmovedoras", complementó.

A continuación, la jefa de Estado expresó que "no podemos legar a nuestros hijos y nietos una nación fracturada, una nación que no reconoce su historia o que no se hace cargo de su pasado (...) La memoria, respeto, reconocimiento, justicia y reparación son cimientos de nuestra convivencia".

"Mientras la luz de la memoria siga viva nadie estará vencido y nada estará olvidado", cerró la mandataria.

Durante su discurso, emitido ante diversas autoridades e invitados, también se oficializó a la ex directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Lorena Fries, como la primera persona que encabezará la recién creada Subsecretaría de Derechos Humanos.

PUB/VJ