Durante esta jornada, la Presidenta Michelle Bachelet, acompañada de la ministra de Educación Adriana Delpiano, participó en un desayuno con los 65 puntajes nacionales de la Prueba de Selección Universitaria (PSU), oportunidad en la que se pronunció sobre la ley de educación superior que debería presentarse antes del 31 de diciembre.

Respecto de la normativa señaló que “ahora el 2015 estamos también pensando que, más allá de que va a venir una segunda parte -que es el proyecto de ley de la educación superior, que lo enviaremos pronto al Parlamento- dijimos: hay chiquillos que no pueden seguir esperando".

Durante el encuentro, sostenido en el Patio de Los Naranjos del Palacio de La Moneda, la Jefa de Estado se refirió a la reciente promulgación de la Ley Corta de Gratuidad y respecto de este beneficio manifestó que “lo que queremos en definitiva es que no haya ni un solo joven en nuestro país que se pierda la oportunidad de estudiar porque su familia no tiene recursos y eso creo que es lo que nos va a hacer un país más justo, más solidario y mejor para todos, no solo para unos pocos".

Finalmente, siempre en el tema de la gratuidad, la mandataria sostuvo que "todos queremos una educación superior en que solamente sea el talento, el mérito, las ganas, la vocación las que defina sus posibilidades y que sea de calidad, porque ya he dicho que gratis y malo no le sirve a nadie. Que sea un bien social, y por eso es que vamos a enviar el proyecto que va a reformar el sistema".

En tanto, la ministra Delpiano se refirió a la baja en un 75 por ciento del número de puntajes nacionales (de 253 a 65), teme en el que aseveró que “lo más importante es cómo logramos no sólo tener 60 ó 100 ó los que sean puntajes nacionales, que es muy destacado, sino cómo todo el país sube el nivel de sus puntajes, esa es nuestra gran tarea".


PUB/CM