Durante esta jornada, el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, comunicó que esta mañana la Presidenta de la República Michelle Bachelet presentó una querella por el delito de injurias con publicidad en contra del semanario Qué Pasa.

Esto, luego de que el pasado jueves 26 de mayo publicaran un reportaje en su versión on linecon supuestas escuchas al gestor inmobiliario de la empresa Caval, Juan Díaz, que involucraban a la Mandataria. 

Tras la publicación, el mismo jueves la Presidenta calificó los hechos como "una infamia, una verdadera canallada", y anunció acciones legales, antes de embarcarse a una visita a la Región de Aysén. 

Al día siguiente, en Coyhaique, la Mandataria ratificó lo dicho el día jueves en entevista con la emisora local Radio Santa María, donde señaló de manera categórica que "y o creo que basta de mentiras que realmente afecten la honra de las personas ". 

En esa línea, dio a conocer su reacción tras leer la publicación. "A mí me pareció indignante, pero por otro lado soy una persona que no pierde la cabeza con rapidez y por lo tanto estamos analizando cuáles son los cursos de acción mas adecuados", comentó.

Algo incómoda con el tema, Bachelet cerró con una frase contundente: "Estamos analizando cuál va a ser la decisión y cómo lo vamos a hacer y cuando tomemos la decisión no la vamos a anunciar, sino que la vamos a ejercer".

Y es justamente lo que se concretó hoy, cuando el abogado personal de la Mandataria, Juan Pablo Hermosilla, interpuso una querella por injurias con publicidad. En conversación con CNN Chile, el abogado señaló que "la querella se basa en lo publicado en el ejemplar impreso del viernes pasado. Ahí viene una nota que si se compara con lo que publicaron en internet, además de lo que el mismo medio dijo cuando bajó la nota, uno puede decir esto no es una noticia. En la revista sólo sale mencionada la Presidenta Bachelet y todos los antecedentes que parecen señalar que ella había sido involucrada en este caso".

Agregó que la publicación de este viernes "es completamente distinta a lo que el medio bajó de internet", cuestionando que en un primer momento Qué Pasa difundió escuchas telefónicas que no sólo involucraban a Bachelet en el caso Caval, sino que se involucraba a Pablo Longueira con protagonistas del caso Spiniak. 

"Acá se está reclamando por una publicación en el medio impreso en el cual se ha editado toda esta información de forma en que se excluye todo el resto de las personas involucradas que curiosamente son todos de derecha. Incluso algunas personas como el ex senador Longueira, al cual se le están atribuyendo hechos mucho más graves de lo que se le está atribuyendo a la Presidenta, esos antecedentes se excluyen, se recortan cuidadosamente y se presentan en esta revista, no sólo sin establecer dudas sobre la veracidad de las mismas, sino que avalando lo que se está diciendo", concluyó el abogado de Bachelet.

La presidenta del Colegio de Periodistas de Chile, Javiera Olivares, señala respecto de la publicación del cuestionado semanario que "nosotros buscamos poder insistir en la necesidad de generar plataformas periodísticas que sean lo más responsables, éticas y contrastadas posibles () donde las escuchas telefónicas o filtraciones pueden ser una fuente, pero en ningún caso la única y fundamental fuente de un reportaje periodístico, porque siempre se debe verificar la condición de veracidad de la información".

Y sobre la querella criminal contra el medio de comunicación que hoy presentó Bachelet, Olivares asegura que "es muy importante que la querella sea presentada por la ciudadana Michelle Bachelet, que jerece su legítimo derecho a defenderse luego de sentirse afectada por una publicación injuriosa, y serán los tribunales los que tendrán que determinar si acá hubo una vocación injuriosa o no".

Concluye Olivares que espera que "en el proceso de investigación se den espacios equilibrados tanto a la parte querellante como al medio querellado", y que esto "hubiera sido mucho más grave si conocíamos algún acto de censura previa, pero no fue así y lo que hoy tenemos son las acciones que se refieren a las responsabildades posteriores de la publicación de una determinada nota periodística, y lo que hoy corresponde es que los tribunales actúen". 

Para el experto en derecho penal y académico de la Universidad San Sebastián, Iván Navas, esta acción "es una querella criminal por el delito de injurias y calumnias, ambos afectan a la honra de la persona y esto es lo que se lesiona con este delito, el descrédito u opinión que los demás tienen respecto de una persona". 

Explica que es importante diferenciar entre la injuria y la calumnia, donde la primera es la expresión de una oponión afecta a la honra de la persona, pero la segunda dice relación con la atribución a otra persona la comisión de un delito. Y agrega que "no podemos anticipar algún resultado y ello dependerá de la evaluación que haga el tribunal, proque entiendo que aquí hay un hecho de interés público respecto de la relevancia de la persona que está detrás, que es la Presidenta, pero evidentemente hay un límite ". 

PUB / DIG