En prisión preventiva quedaron ocho sujetos de nacionalidad colombiana pertenecientes a una banda criminal dedicada a la clonación de tarjetas en diferentes lugares de Santiago, utilizando un método poco conocido en nuestro país.

Lo singular en el actuar de esta organización es que antes de utilizar las tarjetas ya clonadas, verificaban el monto existente en la misma y, posteriormente, concurrían a casinos de juegos donde utilizaban el máximo saldo disponible comprando “fichas”, para luego pedir el reembolso en dinero efectivo. Así, se llevaban todo el dinero que el cliente bancario mantenía en su cuenta.

En los allanamientos desarrollados por el OS-9, el día de ayer, se detectó un micro computador denominado Raspberry Pi, que era instalado por los delincuentes directamente en el cajero automático con el fin de captar todas las transacciones realizadas en un determinado dispensador de dinero. Se trata de un dispositivo indetectable lor los clientes bancarios.

El capitán Renato Cárdenas de la Dirección de Investigación Criminal de Carabineros, dijo que los individuos se las arreglaban para conseguir la clave secreta de las tarjetas, que no es detectable con el sofisticado sistema computacional que ocupaban.

En la audiencia de formalización, llevada a cabo en el 8° Juzgado de Garantía, el tribunal acogió la petición de la Fiscalía Metropolitana Oriente, que argumentó que la libertad de los sujetos representa un peligro para la seguridad de la sociedad.

Además, se logró establecer que sólo uno de los detenidos tiene residencia en el país, mientras que el resto presenta una situación irregular o con visa de turista.

ATON/MM