La ministra de Bienes Nacionales, Nivia Palma, calificó de “extraordinaria y muy valiente” la decisión del magistrado, Guillermo de la Barra, de ordenar el embargo preventivo de la sede nacional de Cema Chile, en el marco de su investigación por eventual malversación de caudales públicos a través de la venta de inmuebles transferidos gratuitamente durante la dictadura a dicha institución.

“Nos parece extraordinario, una decisión muy valiente del ministro y muy ajustada a derecho”, dijo la secretaria de Estado.

Agregó que “aquí hay una señal muy clara de que el Poder Judicial, al igual que la inmensa mayoría del país, tiene claro que no es posible aceptar que se hayan apropiado de una parte muy significativa del patrimonio de todos los chilenos”.

Ante la posibilidad de que Lucía Hiriart sea citada a declarar, la ministra Palma señaló que “todos somos iguales ante la ley, por lo que sin duda estimo que sería un aporte y un avance muy importante en orden a esclarecer lo sucedido y a lograr el objetivo final que se traduce en recuperar terrenos e inmuebles que pertenecen a todos los chilenos y chilenas y no a un grupo de personas”.

Indicó que todas estas diligencias “nos parecen una señal clara, ya que de alguna manera, a través de este embargo, se permite asegurar que en algún minuto parte de los recursos del Estado puedan ser devueltos”.

Finalmente reiteró que como nueva ministra de Bienes Nacionales, continuará en la línea de apoyar todas las decisiones tendientes a esclarecer este caso.

PUB/CM