El Colegio de Biólogos Marinos de Chile emitió hoy un comunicado en el que aseguran que existe gran desconocimiento sobre la marea roja en la región de los Lagos y aseguraron que el fenómeno se debe al calentamiento global y no a la acción local. 

“El problema es causado por un fenómeno de El Niño, agudizado por el calentamiento global y por ende es un fenómeno de origen global y no local”, aseguraron en el comunicado. 

Los expertos dijeron que “sin ánimo de culpar ni proteger a nadie”, el calentamiento global está generando un calentamiento y acidificación creciente del Océano, lo que ha producido cambios en la física-química del agua, en la distribución y abundancia de especies marinas. 

“Cambios en los ecosistemas oceánicos, un influjo de aguas desde ambos Polos, alza en el nivel del mar y, un incremento de varazones de especies marinas y blooms de microalgas en muchas costas del globo”, explicaron. 

En ese sentido, señalaron que las costas de Chile no están ajenas ni tienen inmunidad ante este fenómeno de cambio climático y dadas las características de reproducción de la especie, “la marea roja tóxica es un problema que llegó para quedarse en la zona”. 

Además, dijeron que “no es un problema de días ni de semanas, sino de meses. Incluso ya se han comenzado a cerrar algunas aéreas de extracción en el sur de Chile, según el nivel de toxicidad que se encuentren”. 

Por lo tanto, los expertos indicaron que “las personas deberán entender que este fenómeno disminuirá a medida que llega el invierno, baje la radiación solar y la temperatura del agua. Por su parte, los niveles de toxicidad también bajarán, pero deberán ser monitoreados y controlados por siempre”. 

El Colegio de Biólogos Marinos de Chile, finalmente, manifestó que “el Estado, debiese establecer en sus políticas públicas la enseñanza relacionada al cuidado de nuestro océano y sus fenómenos, como también establecer políticas de apoyo al sector pesquero artesanal, quienes deberán hacer frente a un escenario donde el riesgo de un nuevo florecimiento tóxico estará siempre presente”. 

“Y considerar en sus políticas y planificaciones, las alertas preventivas dadas por organizaciones internacionales”, concluyeron. 

PUB/SVM