La ministra de Justicia Javiera Blanco salió al paso a los cuestionamientos surgidos tras conocerse que su jefe de gabinete Carlos Aparicio había influido en la Dirección Nacional de Gendarmería para reincorporar a un concejal de Renovación Nacional, tras petición del senador Manuel José Ossandón.

Se trata de Rodrigo Sepúlveda, militante RN y concejal por Río Bueno, quien se desempeñó en el organismo durante dos años luego de ser contratado por el entonces director nacional de Gendarmería Luis Masferrer, durante la presidencia de Sebastián Piñera.

Al respecto, Blanco confirmó la reincorporación de Sepúlveda y aseguró que este había sido apartado del servicio por razones políticas.

"Cuando se denuncia una situación de persecución política, una ministra no puede desentenderse". Y agregó que "como Ministerio debemos tener sólo una línea de conducta, a nadie se le puede apartar de sus funciones por ser de un determinado partido político, eso no procede en los tiempos que corren en Chile".

Además, la ministra respaldó la intervención del senador Ossandón, y afirmó que este "cumplió con su obligación de poner en antecedentes de esta ministra una situación de persecución política".

"No nos va a importar nunca el partido político y esa es la mejor señal que estamos dando", aseguró.

La denuncia realizada por The Clinic, difundió unos mensajes de Whatsapp entre Aparicio y Fernando Flores, asesor del entonces director de Gendarmería Tulio Arce.

“Este profesional fue desvinculado en octubre del 2015. Es concejal RN de Río Bueno y fue jefe territorial de la campaña a diputado de Luis Masferrer (…) La Adiptgen (Asociación de Funcionarios no Uniformados) también generó ruido por su salida. ¿Qué hago? Entiendo que el senador Ossandón pide su reincorporación”, pregunta por mensaje Flores a Aparicio.

PUB/SVM