El canciller de Bolivia, David Choquehuanca, abrió un nuevo flanco en la disputa con Chile al afirmar que el país construyó “unilaterlamente” un muro que desvía el agua del río Lauca, “para que no venga a Bolivia”.

La autoridad altiplánica informó además que “el desvío del río Lauca se incluyó en la agenda de 13 puntos acordado por Bolivia y Chile” aunque puntualizó que su país “nunca aceptó que estas aguas se utilicen unilaterlamente”.

El canciller agregó en su exposición que “Bolivia pierde 600 litros por segundo de agua del río Lauca, que alimentaba el altiplano”.

Las declaraciones de Choquehuanca fueron realizadas en el marco de la actividad en la que la comitiva que encabezó y visitó los puertos de Arica y Antofagasta hasta la madrugada del miércoles, detalló al presidente Evo Morales, lo observado durante la visita.

PUB/NL