El gobierno de Bolivia identificó junto al sector empresarial los doce "atropellos" que considera que se cometen en el puerto chileno de Antofagasta contra la carga en tránsito para el comercio internacional de su país.

La cancillería de dicha nación publicó un comunicado en el que sostiene que hay atropellos e incumplimientos al derecho internacional y a los acuerdos bilaterales y se "pretende desconocer" el Tratado de 1904 y otros convenios posteriores de los que emanan las obligaciones sobre tarifas y servicios portuarios.

Uno de los "atropellos" en Antofagasta es la "definición unilateral de tarifas para la carga boliviana en tránsito" y otro es la prohibición de que el mineral boliviano se almacene a granel en el puerto, al contrario de lo que pasa con carga chilena que tiene "enormes espacios e infraestructura", según el comunicado.

Asimismo, Bolivia denuncia que sus empresarios deben pagar por usar unas máquinas especiales para los contenedores de volteo, mientras que la carga chilena continúa usando cintas de transporte.

Chile "incumple la obligación de otorgar almacenamiento gratuito para carga de exportación en el puerto" y ha decidido que Bolivia no puede acopiar concentrados de zinc cerca del puerto, sino a 35 kilómetros del lugar, lo que aumenta los costes, añade la fuente.

Chile también ha incumplido sus compromisos de no generar costes adicionales "a los vigentes en 1998 por el traslado del acopio de mineral boliviano" al punto denominado Portezuelo, sostiene.

También señala que pese a los compromisos de Chile el lugar designado para el acopio del mineral boliviano no cuenta con la infraestructura necesaria para atender los requerimientos de las exportaciones de Bolivia y ha llegado a colapsar.

El ministerio boliviano de Exteriores agrega que Chile "impone gravámenes a Bolivia por mezcla de mineral en Portezuelo" y ha deshabilitado espacios de acopio sin coordinación con la nación paceña.

De la misma forma, sostiene que hay recurrentes paros e interrupciones en el servicio del puerto, que Chile asigna prioridad a las naves que transportan carga chilena e impone normas y medidas unilaterales que afectan el libre tránsito de la carga boliviana.

Las obligaciones chilenas para con el comercio boliviano internacional, según enfatiza el comunicado, son el resultado del Tratado de 1904, firmado tras la guerra del Pacífico en la que Bolivia perdió su territorio costero ante tropas de Chile.

PUB/CM