La Corte de La Haya (CIJ) fijó para julio de 2018 el plazo final para que Bolivia presente su contrademanda al juicio planteado por Chile por el manantial fronterizo Silala y La Paz aseguró este miércoles que tiene el tiempo para una defensa "clara y vigorosa".

"Estimo que estamos en los márgenes de tiempo que nos permitan como país hacer una postura lo suficientemente clara y vigorosa para hacer valer nuestros derechos", señaló el agente boliviano en La Haya, Eduardo Rodríguez, citado por la agencia gubernamental de noticias ABI.

La cancillería boliviana informó más temprano, en un comunicado enviado a la AFP, que la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) le indicó que la "presentación de la contramemoria por parte del Estado Plurinacional de Bolivia sea hasta el 3 de julio de 2018".

Santiago comunicó a principios de junio pasado que había presentado una demanda contra Bolivia en la CIJ, por el uso del Silala. Argumenta que es un río internacional, mientras que La Paz sostiene que es una manantial que nace en su territorio y que fue artificialmente canalizado.

Este es el segundo caso que desembarca en La Haya, luego de que Bolivia acudiera en 2013 para reclamar a su vecino el cumplimiento ofertas que habría hecho Santiago de darle una salida soberana al océano Pacífico, que perdió en una guerra a fines del Siglo XIX.

Rodríguez anticipó que al momento de presentar la contramemoria, Bolivia podría presentar una contrademanda, como anticipó a principios de junio pasado el mismo presidente Evo Morales. "Esa sería la oportunidad para hacerlo", precisó el diplomático.

Bolivia conformó, al igual que para el tema marítimo, un consejo sobre el Silala y comenzó a recolectar información sobre los antecedentes históricos y jurídicos sobre el uso del afluente.

La Paz asegura que unos 180 litros de agua por segundo fluyen del Silala hacia Chile, que la aprovecha especialmente para su uso en Chuquicamata, la mina de cobre a tajo abierto más grande del mundo, sin remuneración económica a Bolivia.

PUB/CM