Bolivia creó un consejo de defensa de las aguas del manantial Silala, que Chile considera un río de cauce internacional y por cuya soberanía La Paz prepara un reclamo ante la corte de justicia de La Haya, informó este miércoles la Cancillería boliviana.

El organismo tiene por propósito "llevar adelante estudios para ejercer soberanía sobre los recursos hídricos, específicamente de los manantiales del Silala", dijo el canciller boliviano, David Choquehuanca, en conferencia de prensa.

"El gobierno ha considerado crear el gemelo de Diremar (la entidad que ve un litigio legal con Chile por una salida al mar) para que vea específicamente Silala y los recursos hídricos que tenemos con Chile", sostuvo.

El "Consejo de Defensa de los manantiales del Silala y todos los recursos hídricos en frontera con la república de Chile, como órgano superior de coordinación", está presidido por el presidente Evo Morales, especificó Choquehuanca.

La creación de este mecanismo ocurre poco después de que el presidente Morales insistiera el lunes en que Chile instaló una base militar en la frontera con Bolivia, donde emplazó misiles y tanques blindados, cerca de las aguas del manantial Silala.

Bolivia argumenta que las aguas del Silala nacen de manantiales en su territorio y que fueron artificialmente canalizadas por Chile hace una centuria hacia ese país, que alega que se trata de un río de cauce natural.

La Paz asegura que unos 180 litros de agua por segundo fluyen al país vecino, que la aprovecha especialmente para su uso en Chuquicamata, la mina de cobre a tajo abierto más grande del mundo, sin ningún pago económico.

Bolivia además tramita desde 2013 ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya otra demanda contra Chile para lograr una salida soberana al océano Pacífico, la cual perdió en una guerra entre ambos a fines del Siglo XIX.

PUB/CM