Dos policías chilenos, retenidos temporalmente en territorio boliviano tras haber incursionado siguiendo un sospechoso de narcotráfico, fueron devueltos a su país cumpliendo protocolos bilaterales de colaboración, anunció el domingo el gobierno.

"Hemos instruido que los dos miembros de la inteligencia chilena sean remitidos a su país elaborando un acta correspondiente", explicó el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, en conferencia de
prensa.

El ministro precisó que ante denuncias de pobladores de la localidad fronteriza de Pisiga, los dos carabineros (policías) chilenos fueron detenidos a 200 metros dentro del territorio boliviano cuando perseguían a un ciudadano de Bolivia, que estaría involucrado en tráfico de estupefacientes.

El ministro detalló que, según la información preliminar, los carabineros chilenos "no estaban portando armas y vestían de civil" y que tras su arresto exhibieron sus credenciales que los acreditaban como
agentes de inteligencia de narcóticos de Carabineros en la ciudad de Arica, extremo norte de Chile.

La policía antidrogas de Bolivia detuvo también al sospechoso boliviano e investigará sus actividades y,
en caso de requerirse, colaborará con las pesquisas de la justicia chilena, indicó el ministro.

"Somos conscientes de que las zonas de frontera siempre son vulnerables a delitos de carácter transnacional por tanto entre policías debe existir plena colaboración", subrayó Romero.

PUB/SQM