La visita no oficial del canciller boliviano, David Choquehuanca, al norte chileno, continúa generando estragos en la relación de ambos países.

La imposibilidad temporal de ingresar al puerto de Arica para "inspeccionar" las condiciones del cargamento boliviano, provocó la molestia del gobierno de Evo Morales, quien a través del vice canciller Carlos Romero, hizo llegar una nota de protesta hasta el cónsul chileno en La Paz, Milenko Skoknic.

Y es que pese a no solicitar con anticipación la autorización para entrar en el recinto portuario, Choquehuanca igualmente logró su objetivo, aunque debió esperar cerca de seis horas para inciar su recorrido. Ante esto, Romero a través de Skoknic hizo llegar su molestia por el hecho. 

De acuerdo a la comitiva boliviana, se cumplieron con todos los requisitos protocolares para hacer ingreso al puerto, sin embargo, desde la empresa indicaron que el listado de los visitantes fue ingresado sólo 15 minutos antes de la llegada hasta el lugar. 

PUB/SVM