A través de su cuenta oficial de twitter, el Ministerio de Defensa de Bolivia informó que el ciudadano chileno que fue detenido el miércoles recién pasado por estar fotografiando el río Silala y un puesto militar cercano, será puesto en la frontera.

Se trata de Mauricio Felipe Ortega, quien según antecedentes dados a conocer por el medio de comunicación boliviano “El Deber”, viajaba en una camioneta Mitsubishi sin registro de ingreso al momento de ser detenido, y que habría argumentado ser periodista, fue trasladado de Uyuni para quedar a disposición del organismo de migración boliviano.

Pero el Presidente Evo Morales decidió que debe ser entregado a las autoridades chilenas en el mismo punto en el que fue detenido, en una muestra de "cortesía diplomática", según dijo el ministro de Defensa Reymi Ferreira.

“Por orden del presidente y del vicepresidente se va a devolver a la frontera (a este ciudadano) en un acto de cortesía diplomática y demostración de nuestro país de que pese a estas acciones que pueden considerarse como de espionaje no se van a responder a estos actos de provocación“, explicó Ferreira.

El sujeto, quien supuestamente alegó ser periodista, era trasladado a otra región en Bolivia, pero el presidente Evo Morales decidió que debe ser entregado a las autoridades chilenas en el mismo punto en el que fue detenido, en una muestra de "cortesía diplomática", según Ferreira.

"Pese a que este puede ser inclusive un acto de espionaje, se decidió entregarlo a Chile para evitar que siga creciendo la tensión y las agresiones verbales de Chile hacia nuestro país", sostuvo.

Agregó que se le devolverán "todos sus enseres personales, su equipo fotográfico y su vehículo sin ningún tipo de consecuencias".

Bolivia defiende que el Silala son manantiales cuyas aguas fueron canalizadas artificialmente por una empresa chilena en 1908 hacia el territorio vecino para su aprovechamiento en locomotoras, pero que ahora benefician a las empresas mineras de esa región.

El presidente Morales anunció en marzo pasado que iba a presentar una demanda en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya contra Chile por lo que considera un "uso abusivo" de aguas subterráneas que conforman manantiales.

Sin embargo, Santiago se adelantó e interpuso en junio pasado una demanda en el mismo tribunal argumentando que el Silala es un río de cauce internacional y que tiene derecho a su aprovechamiento.

Bolivia ha anunciado que responderá a esa demanda y después presentará una contrademanda por la canalización de las aguas y su aprovechamiento sin autorización en el norte de Chile.

Ambos países también están enfrentados en la CIJ por la demanda presentada en 2013 por Bolivia para pedir que el tribunal declare la obligación de Chile de negociar su centenario reclamo de la restitución del acceso al Pacífico perdido en una guerra ante tropas chilenas en 1879. 

PUB/CF