Las autoridades portuarias de Bolivia y Chile destacaron el diálogo "proactivo" y "constructivo" desarrollado en La Paz para buscar un acuerdo sobre el incremento de tarifas para la carga boliviana aplicado en los puertos chilenos.

El encuentro fue encabezado por el gerente de la Empresa Administradora de Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B), David Sánchez, y el presidente del directorio de la Empresa Portuaria de Arica (EPA), Francisco González.

Al concluir la reunión, Sánchez sostuvo que fue un diálogo "proactivo", según la agencia estatal ABI.

Agregó que dentro de diez días habrá un nuevo encuentro en el que se definirán más detalles en busca de lograr un acuerdo "integral" sobre las tarifas en Arica y para mejorar el despacho de la carga boliviana en esa terminal.

Por su parte, González destacó que fue "una reunión constructiva y franca", cuyo alcance no será divulgado aún.

"Se tuvo una reunión donde se analizaron bastantes puntos. Tuvimos una reunión cuyo contenido vamos a mantener por ahora en reserva, lo único que voy a señalar es que ha sido un diálogo franco, constructivo", afirmó.

Alrededor de 600 camiones trasladan cada día carga de exportación o de importación de Bolivia en la terminal chilena, según datos de la ASP-B, que funciona como agente aduanero en Arica.

Esa institución denunció el mes pasado que la administradora de Arica resolvió aplicar desde la segunda quincena de junio un aumento del 10,72 % en sus servicios sin un acuerdo previo como exigen acuerdos bilaterales para facilitar el tránsito de carga boliviana.

La ASP-B pagó sus obligaciones con ese puerto hasta la primera quincena de junio, pero decidió rechazar el aumento que se aplica desde mediados de ese mes y devolver las facturas porque no acepta el aumento unilateral de las tarifas.

Esta decisión generó una deuda de más de medio millón de dólares, a causa de la cual surgió la amenaza de una suspensión de los servicios para la carga del país andino, según denunció en su momento la ASP-B.

El Gobierno boliviano ha acusado varias veces a Chile de incumplir el Tratado de 1904, que fijó los límites territoriales tras la guerra en la que el país andino perdió su litoral ante tropas chilenas en 1879.

El citado acuerdo establece que Santiago reconoce a favor de La Paz el libre tránsito por sus puertos y que ambos gobiernos deben acordar la reglamentación conveniente para ese propósito, según las autoridades bolivianas.

PUB/NL