Aún no logra ser definido el objetivo que tuvo la detonación de una bomba instalada durante la madrugada en el frontis de una sucursal bancaria ubicada en el paradero 21 de la Gran Avenida en horas de anoche. 

El artefacto detonó frente al Banco Santander de La Cisterna, luego que un individuo lo dejara (dentro de una maleta) en el sector de los cajeros automáticos. Fueron, según testigos, tres las explosiones, tras lo cual efectivos de la 10° Comisaría de Carabineros de esa comuna. 

Los peritajes iniciales dieron cuenta que la detonación no tuvo como fin robar el dinero de los dispensadores automáticos, sino que causar daños en la sucursal. 

Hasta el momento no hay detenidos, y las investigaciones están en manos de entidades especializadas de Carabineros, como el GOPE, el Labocar y el OS-9, por disposición de la Fiscalía Metropolitana Sur.