El diputado independiente, Gabriel Boric, respondió a través de su cuenta de Facebook a las críticas recibidas el jueves luego del apoyo entregado al minuto de silencio que realizó la Cámara de Diputados a los escoltas fallecidos en el atentado a Pinochet, ocurrido hace 30 años.

“Estimad@s, ante la polémica que se ha armado por lo que algunos medios han caricaturizado como "mi autorización" para un homenaje a los escoltas de Pinochet muertos en el atentado, les cuento qué fue lo que sucedió: Ayer estaba leyendo en la sala donde se realizan las reuniones de bancada y sin previo aviso llegan los jefes de bancada a una reunión extraordinaria solicitada por la derecha”, relató.

“Al preguntar de qué se trata, me dicen que quieren pedir un minutos de silencio por los 5 escoltas fallecidos en el marco del atentado a Pinochet. Para ello se requería unanimidad de los comités parlamentarios. Ante esto señalé que en mi opinión sería una mezquindad negarle la posibilidad de realizar un minuto de silencio por 5 carabineros muertos (ninguno de ellos vinculado a violaciones de derechos humanos), y les pregunté si es que ellos estarían dispuestos a conceder un minuto de silencio por Raúl Pelegrin y Cecilia Magni, frentistas asesinados brutalmente después de la toma del retén de Los Queñes (pregunta hecha sin pretensión de respuesta, solo para que reflexionaran si lo suyo era solo una provocación o no)”.

“Los demás comités (PS, DC, PPD, PR, salvo el PC que no estaba presente) dieron la unanimidad. Por lo demás, en esas reuniones yo no tengo derecho a voto sino solo a voz, ya que solo votan los jefes de comité”, precisó el parlamentario.

Ante los cuestionamientos, Boric sostuvo que “suponer a partir de esto que "apoyo al dictador", afirmar que "me saqué la careta", o que "demostré que soy pinochetista", como se ha dicho en algunos espacios (en algunos casos por militantes de otras organizaciones, en particular de la J), me parece de un oportunismo pequeño al que no vale la pena dar afrecho”.

“Cabros, los derechos humanos y el dolor de las familias por la muerte de un ser querido no tiene color ni militancia”, concluyó.

PUB/NL