El fin de semana, el ataque que sufrió Nabila Riffo Ruiz (28) conmocionó no sólo a Coyhaique, sino a todo el país por la violencia y la crueldad con la que fue atacada.

Sin embargo, este no es el primer caso que genera tanto dolor en los habitantes del extremo sur del país. En septiembre de 2013, el caso de Carola Barría también dejó a todos atónitos por los detalles del ataque.

Y es que a esta mujer su pareja también le arrancó los ojos, en lo que fue calificado por su atacante como un ataque de celos.

El hecho ocurrió en Punta Arenas, y el responsable fue su ex pareja, el que tras perpetrar el ataque fue encontrado fallecido en la vía pública con un impacto de bala en el cráneo.

El macabro hecho ocurrió cuando Juan Ruiz Varas de 39 años en ese entonces, padre del hijo de Carolina había salido a almorzar con ella para posteriormente salir a pasear con el menor.

Ambos pasearon y compartieron un agradable momento, hasta que él subió el volumen de la música y comenzó a golpearla. El hombre comenzó a increparla y a preguntarle con quién la estaba engañando. Tras una larga discusión tomó un cuchillo con el que le provocó varios cortes y después procedió a arrancarle los ojos.

"En ese momento no sentí nada, me sentí bloqueada, mi mente se fue a blanco o negro, no sé" fue parte del relato de la víctima.

La mujer recibe desde el 2014 una pensión vitalicia de 200 mil pesos por parte del Estado para ayudarla a mantener a sus hijos.

En una de sus entrevistas, tras meses de terapia, Barría manifestó ”hay que valorarse como mujer. Que el hombre que te hiere, te lastima, te daña -ya sea física o psicológicamente-, no es un hombre que te quiera y ya difícilmente habrá un retroceso”.

PUB/NL