Una ciudadana chilena residente en España fue hallada muerta enterrada en la pared de un edificio de la ciudad de Torrevieja. La mujer fue identificada como Johana Bertina Palma González, de 32 años. 

La policía detuvo a su pareja, quien también es oriundo de Chile, como el presunto autor del crimen. Las fuentes añadieron que la desaparición de la mujer, que tenía dos hijos, había sido denunciada a mediados de junio pasado por sus familiares.

El detenido en tanto confesó el delito, indicando en sus primeras declaraciones a la Guardia Civil que hubo una discusión entre ambos en el transcurso de la cual él le habría empujado y, a consecuencia de ello, su pareja se dio un golpe que le habría provocado la muerte.

El cadáver fue encontrado ayer enterrada en una pared en un cuarto de contadores de agua de un inmueble de la localidad costera de Torrevieja, donde, al parecer, residía la pareja.

"Se había hecho una especie de nicho o sarcófago en la pared para ocultar el cuerpo" de la mujer, que fue hallado en avanzado estado de descomposición, dijeron a Efe las fuentes.

El detenido es de origen chileno, según las fuentes, que dijeron que, por el momento, no tienen constancia de que hubiera denuncias previas en la pareja por presuntos malos tratos o de otra índole.

Otras fuentes cercanas al caso informaron de que la mujer estaba afincada en Torrevieja desde hacía tiempo, y confirmaron que familiares y amigos habían comenzado una campaña de búsqueda desde su desaparición, distribuyendo carteles con su imagen por la ciudad.

Fuentes del Ayuntamiento de Torrevieja aseguraron que familiares y amigos de la mujer recaudaron fondos para que su madre viajara de Chile a Torrevieja, donde ya se encuentra, con la finalidad de que participara en su búsqueda.

Las autoridades locales han convocado un minuto de silencio para condenar este caso de violencia machista.

PUB/CM