En el puerto de Valparaíso recaló el  Buque Oceanográfico “Cabo de Hornos” de la Armada, luego de haber finalizado su Crucero NOAA Stratus 15, el que tuvo como misión efectuar el cambio de la Boya Stratus de la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration).

Este tipo de boya, permite observar y entender la interacción atmósfera y océano, a través de las corrientes en la región de convergencia intertropical. La información recolectada que va directo a un satélite es para incrementar el entendimiento de los flujos aire – océano y las temperaturas de superficie del mar en la zona tropical este pacífico.

Durante la ocasión, además se instalaron fuera de las 200 millas nacionales, 23 boyas derivadoras más pequeñas que permiten medir la temperatura del mar y su particularidad es que son de cartón y luego de superar su vida útil, se desintegran solas.  

El comandante del buque “Cabo de Hornos”, capitán de Navío Carlos Gonzalez, señaló que “la instalación de estas boyas del NOAA estadounidense es de máxima importancia para estudiar el cambio climático, además de ver cómo se comportan los vientos mar adentro y su influencia en el clima de las zonas costeras”.

Cabe destacar que el trabajo de colocar la boya en el agua duró cerca de 9 horas desde que llegaron al punto exacto de instalación, mil 500 kilómetros mar adentro de las costas de Iquique, siendo anclada al fondo marino con una estructura metálica de 4,5 toneladas de peso.


PUB/CM