En un mes de travesía, la misión del Transporte AP-41 “Aquiles” será acrecentar el progreso de la ciencia apoyando al Instituto Antártico Chileno -INACH-, que en su quincuagésimo segunda expedición científica, hará del territorio antártico su laboratorio natural para el desarrollo de 54 proyectos.

Incorporado a la Armada de Chile en 1988, el “Aquiles” es uno de los buques encargados de apoyar cada año al INACH, organismo técnico dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores que tiene la responsabilidad de coordinar, planificar y ejecutar las actividades científicas y tecnológicas del país en la Antártica.

Las principales características del “Aquiles” para desplegar esta labor, son su gran capacidad para llevar carga y albergar a investigadores, la disponibilidad de helicópteros para el acercamiento a puntos de muestreo de difícil acceso marítimo, la posibilidad de almacenar muestras a -20 y 4°C en cámaras frigoríficas, y la presencia de buzos de salvataje para resguardar la seguridad de los científicos.

El Comandante del “Aquiles”, Capitán de Fragata Gonzalo Rodríguez, señaló que en esta segunda expedición de la Campaña Antártica 2015/2016, “el buque trasladará cerca de 400 toneladas de carga y 534.000 litros de combustible en demanda de cinco operadores nacionales, del Centro Aeroespacial Alemán (DLR), base ecuatoriana Pedro Vicente Maldonado y St. Kliment Ohridski de Bulgaria”. Para lograr esto, la dotación completa de la unidad debió trabajar por más de tres días para lograr con éxito la faena de carga.

En cuanto a la Expedición Científica Antártica (ECA) del INACH, se compone de tres fases, 54 proyectos y la participación de 171 investigadores asociados al Programa Nacional de Ciencia (Procien), quienes ejecutarán los trabajos que son financiados en forma directa por el Instituto, o en apoyo a universidades y centros de investigación del país.

Paulina Rojas, Coordinadora Científica del INACH, explicó que “la primera fase de la ECA fue desarrollada en la Estación Polar Científica Conjunta Glaciar Unión con el apoyo de las Fuerzas Armadas, mientras que la segunda fase se llevó a cabo en la Base Profesor Julio Escudero, ubicada en las Islas Shetland del Sur, y donde participó el Remolcador Lautaro de la Armada como soporte logístico. Con respecto a la tercera fase, denominada Antártica Marítima, el Aquiles ayudará a trasladar hacia y desde el continente blanco a cerca de 80 investigadores”.

Esta tercera fase contempla la realización de 22 proyectos nacionales, orientados al clima, biología marina, geología y botánica, además de la cooperación científica a otros países, como Japón y China.

PUB/VJ