El ex ministro del Interior Jorge Burgos insistió en que las opiniones que planteó en torno a la permanencia del Partido Comunista en la Nueva Mayoría no implican una opinión en torno a la actual conformación del pacto oficialista, sino una proyección "hacia el futuro".

"Mi partido es de la coalición y yo siempre he dicho que hay que terminar este compromiso. Lo que dije tiene que ver con el futuro, no con el presente", planteó.

"Yo no soy quién para decir quién tiene que salir" de la Nueva Mayoría, agregó. "Creo que la oferta programática, de políticas públicas y de los principios que queremos es más gradualista. Tiene que ser una oferta que no entienda que al país hay que reconstruirlo y que reconozca lo que se ha hecho".

El ex jefe de Gabinete insistio en su posición en torno a que la centroizquierda "tiene que hacer una oferta distinta" a la Nueva Mayoría.

Al mismo tiempo, Burgos consideró que sus afirmaciones no implican faltar a la lealtad al Gobierno. "Decir que soy desleal no tiene fundamento", aseveró.

"Soy una persona mucho más gradualista, más moderada, que el común denominador de la Nueva Mayoría, y puedo ser considerado más bien un conservador por algunos", reconoció, en una entrevista concedida al canal CNN Chile.

El ex titular de Interior declaró que no por haber formado parte del Gobierno "tengo que callarme definitivamente. ¿De dónde sacaron eso?".

Al mismo tiempo, reconoció que había sido contactado por la presidenta de su partido, la Democracia Cristiana, en torno a las declaraciones que hizo. "Conversé con ella por WhatsApp", reveló. "No recibía amonestación, pero tampoco aplausos", aseveró.

PUB/FD