Tras dos meses de haber renunciado como ministro del Interior, en un periodo difícil lleno de polémicas y desacuerdos, Jorge Burgos (DC) reapareció en el ruedo político y lo hizo con un diagnóstico para nada amistoso con el Gobierno y los partidos políticos que lo componen. 

En entrevista con El Mercurio, el ex diputado criticó el rumbo que se ha querido tomar dentro del oficialismo, y aseguró que el país está "descarrilado". "Hay que ponerlo otra vez en la vía, en la vía del crecimiento... eso es algo esencial", señaló.

Sin embargo, para Burgos, el problema no sería otro que el Partido Comunista, cuya institución afirma "no le hace bien al país". 

"Es mi opinión: han sido más bien una complicación. Yo por lo menos lo viví así. Lo que no sería problema es que el PC apoyara una coalición con ideas y principios socialcristianos", aseveró.

"En el período en que fui ministro del Interior, fueron militantes comunistas los que presentaron propuestas para expropiar empresas, y debíamos salir Valdés y yo a desmentirlos, indicó.

AL ser consultado por qué empresas se pretendían expropiar, respondió: "Soquimich. Y también fueron ellos los que presentaron instrumentos para decretar la nulidad de las leyes, cosa no contemplada en nuestra legislación; votaban contra la propuesta de salario mínimo", explicó.

El otrora jefe de gabinete se juega sus cartas en un segundo periodo presidencial de Ricardo Lagos. Y enfatizó que si la DC quiere presentar un candidato, primero se "tiene que definir el tipo de gobierno que queremos ofrecerle a Chile".

Una discusión que según indica, se tiene que dar entre quienes "quieren una 'Nueva Mayoría II' y los que creemos que la Nueva Mayoría termina con este gobierno. Esa es la definición que hay que tomar", sentenció.

PUB/SVM