El renunciado ministro del Interior, Jorge Burgos, señaló que partirá de vacaciones tras dejar su cargo en el gabinete de la Presidenta Michelle Bachelet.

El otrora secretario de Estado fue abordado por la prensa al regresar a su hogar tras su salida del Gobierno, en donde fue reemplazado por el ex embajador chileno en Uruguay, el DC Mario Fernández.

Sobre su renuncia, Burgos expresó que "me pasaron la cuenta dos años de trabajo ministerial", precisando eso sí que "con la Presidenta nunca tuve diferencias. Está instalado que fue así". "Tuvimos unos desencuentros pero no me quiero ni referir a eso", aseguró.

"La política esta más difícil. No le voy a dar ningún nombre, yo tome la decisión de irme y no es la culpa de nadie. Es una decisión mía", enfatizó.

Consultado si la querella presentada por la Mandataria contra la revista Qué Pasa tuvo que ver con su dimisión, respondió tajantemente que "no". "Tuve una conversación con la Presidenta, una respetuosa conversación, y no voy a hacer ninguna revelación de una conversación privada. Yo respeto su decisión, pero no tuvo que ver".

Además, reveló que "tenia definido pedir un permiso sin goce de sueldo antes de esa decisión (renunciar), pero ahora me voy de vacaciones".

"Pensaba pedirlo (el permiso), era una alternativa, lo había conversado con la Presidenta antes y quedamos en que lo fuera evaluando, pero la decisión (de dimitir) la fui pensando los últimos tres o cuatro días", agregó.

Sobre su reemplazante, puntualizó que "yo soy amigo de Mario Fernández desde hace muchos años, participamos en el mismo partido, tenemos muchas cosas en común, es un tipo muy preparado. Estuvimos conversando, este fue un traspaso lo mas natural que hay. Me interesa que le vaya bien".

Cabe mencionar que tras presentar su renuncia, Burgos fue despedido con aplausos esta tarde en La Moneda tras abandonar el Palacio de Gobierno por el acceso de Morandé 80 cerca de las 18:00 horas tras sostener una reunión su sucesor.

PUB/CM