Durante esta jornada la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados analizará el proyecto de ley presentado ayer martes por el presidente de RN, Cristián Monckeberg, que "incorpora al concepto de propaganda electoral el uso de plataformas remotas y redes sociales".

Esto ocurrirá debido a que el Servicio Electoral (Servel) anunció la prohibición del uso de las redes sociales en las campañas propagandísticas de las próximas elecciones municipales del 23 de octubre.

A través de un manual, el organismo dio a conocer las "actividades de propaganda electoral permitidas y no permitidas", contemplando en él también la publicidad digital.

En él establece que no se puede “realizar propaganda electoral a través de redes sociales como Facebook, Twitter, WhatsApp, entre otros”, precisando que a esa restricción se suma la de “realizar propaganda en plazas, parques y otros espacios públicos no autorizados”.

Esta medida va más allá de lo dispuesto por la Contraloría en enero pasado, en un documento de 18 páginas que tiene por nombre “Instrucciones con motivo de las elecciones municipales del año 2016”, y que prohibe a los alcaldes y otros funcionarios utilizar insumos públicos para las campañas, tales como vehículos o bien, medios de comunicación como el Twitter del municipio.

La medida, que también prohíbe el envío de mensajes y llamadas telefónicas, fue muy mal recibida por el mundo político, y tanto del oficialismo como de la oposición cuestionan esta restricción al uso de plataformas que los candidatos ya tenían presupuestadas para comunicarse con el electorado y dar a conocer sus propuestas de campaña.

Así, la iniciativa que hoy verá la Comisión de Constitución es transversal, puesto que cuenta con el apoyo de diputados de todos los sectores, entre otros, del UDI Artudo Squella, el PS Osvaldo Andrade, el DC Ricardo Rincón y el PPD Guillermo Ceroni.

PUB/NL