La diputada Camila Vallejo se emocionó en medio de la interpelación contra la ministra de Justicia, Javiera Blanco.

En el turno de la comunista para hablar y representar a su partido durante la acción, a la parlamentaria le salieron lágrimas y se le quebró la voz al relatar las condiciones que se viven en los centros del Servicio Nacional de Menores (Sename).

"Efectivamente se ve precariedad, malas condiciones laborales, los niños tienen ataques permanentemente", dijo Vallejo durante la intervención.

"Todos tenemos niños y duele mucho verlos. Hay un negocio porque el Estado delegó el deber que tiene en privados", agregó. "Dejémonos de payasadas. Un poco más de ética".

PUB/CF