Dos docenas de representantes del sector del transporte pesado internacional de Bolivia protestaron hoy frente al consulado de Chile en La Paz para denunciar que son objeto de un "trato humillante" de parte de las autoridades y ciudadanos de ese país en el puerto comercial de Arica.

El dirigente de la Cámara del Transporte Pesado de la ciudad de El Alto, Gustavo Rivadeneira, explicó a Efe que el alcalde de Arica cerró los garajes donde resguardaban sus vehículos, algo que ocasiona "inseguridad ciudadana" porque los transportistas tienen que dejar sus camiones en la calle arriesgándose a sufrir robos.

Además, denunció Rivadeneira, los ciudadanos chilenos no permiten aparcar los vehículos en la calle y quien lo hace se arriesga a recibir multas de los carabineros.

"Se está vulnerando la condición humana de nuestros transportistas en territorio chileno porque no cuentan con servicios higiénicos ni sanitarios para realizar su correspondiente aseo", afirmó el dirigente.

En opinión de Rivadeneira, los gobiernos de Chile y Bolivia "tienen que sentarse a dialogar" porque "no pueden sacrificar a un sector que está soportando el peso" de los problemas históricos de ambos países.

El representante de los transportistas alteños explicó que la privatización de la gestión de los puertos chilenos ha restado fluidez al diálogo bilateral y la búsqueda de beneficio perjudica la eficiencia de los servicios.

Tras alrededor de una hora de concentración, una delegación de dirigentes del transporte se reunió con el cónsul general de Chile, Milenko Skoknic, que no adquirió compromisos concretos con los bolivianos pero sí transmitirá a las autoridades de su país las quejas del sector.

"Se ha mostrado con una actitud diplomática (...), más nos ha escuchado que darnos algunos compromisos, que obviamente nosotros estábamos seguros de que no íbamos a conseguir", explicó Rivadeneira tras la reunión con el representante chileno.

El dirigente anunció además una visita de representantes del sector a Arica, que se complementará con otra de legisladores bolivianos y del ministro de Exteriores, David Choquehuanca.

Según Rivadeneira, el cónsul chileno hará conocer al comandante de los carabineros y al alcalde de Arica la petición de reunión que reclamaban los transportistas bolivianos.

También estuvo en la reunión el diputado y exdirigente de los transportistas Lucio Gómez, del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), que mostró el apoyo de los legisladores al sector.

Gómez explicó a las personas movilizadas que los asambleístas mantienen informado al presidente, Evo Morales, de la situación en Arica y formarán una comisión parlamentaria para tratar estos problemas.

"Vamos a viajar (a Arica) con todos ustedes y haremos respetar los derechos de los bolivianos", aseguró.

Arica tiene el estatus de puerto libre para Bolivia en virtud de un acuerdo bilateral de 1904 y la mayor parte de las mercancías destinadas a Bolivia que entran a través del Pacífico lo hacen por este puerto.

Bolivia y Chile mantienen dos disputas en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, una de ellas por la histórica reivindicación boliviana de una restitución de la salida al mar perdida en la Guerra del Pacífico, en 1879.

Además, están enfrentados por las aguas de la zona del Silala, que para Bolivia fueron desviadas artificialmente hacia Chile, aunque este país asegura que es un río internacional.

PUB/CM