El Ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, encabezó la delegación chilena en el 46° Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que tiene como tema central el “Fortalecimiento Institucional para el Desarrollo Sostenible en las Américas”. 

Durante su discurso ante el plenario del organismo, el Canciller Muñoz se refirió a las declaraciones realizadas por su homólogo boliviano, David Choquehuanca, que “se refieren directamente a mi país”. 

Frente a una audiencia compuesta por representantes de los 35 países convocados en la capital de República Dominicana, el Secretario de Estado explicó que Chile es “respetuoso del derecho internacional" y que nuestro país acudió a la Corte Internacional de Justicia para "evitar la incerteza jurídica". 

Así también reiteró que "no hay nada pendiente entre Chile y Bolivia, porque todos los asuntos fronterizos quedaron definitivamente zanjados hace más de 110 años, en el Tratado de 1904 que fijó de manera perpetua y definitiva las fronteras entre los dos países". Además recordó que, gracias a este tratado Bolivia cuenta con acceso real y efectivo al mar, que garantiza el más amplio y libre tránsito a través del territorio de Chile y de los puertos habilitados para ello. 

Al concluir su intervención, el Ministro Muñoz realizó un llamado al respeto y apertura al diálogo, pues de lo contrario “nos vamos a quedar anclados en el pasado y nunca vamos a hacer lo que corresponde como dos países vecinos, que es mirar con una agenda ojalá compartida", concluyó. 

Consultado previamente por los dichos del Presidente Morales en Bolivia, el Canciller recordó que “lo que pasa es que Bolivia tiene un problema con el Tratado de 1904, siempre ha buscado revisarlo o desconocerlo, y eso es lo que está detrás de la demanda marítima en La Haya. Es una suerte de maquillaje para el pretendido desconocimiento del pacto que Chile y Bolivia firmaron en 1904 para fijar las fronteras de una manera final y de manera perpetua. De modo que responderemos a Bolivia en su momento, si eso fuese necesario”. 

Ante la prensa, también se refirió a la situación de Venezuela, donde manifestó que la posición de Chile es clara: "estamos preocupados por lo que allí sucede, incluso por la situación humanitaria y hemos dicho que es necesario un diálogo efectivo entre el Gobierno y la oposición con resultados concretos y en un tiempo razonable. Por ello hemos apoyado las gestiones de los Ex Presidentes Zapatero, Torrijos y Fernández para llegar a un acuerdo en el marco del respeto a la democracia y los derechos humanos que incluya todos los instrumentos constitucionales y pacíficos, incluyendo el referendo revocatorio". 

La delegación nacional fue integrada además por el Embajador de Chile ante el organismo, Juan Pablo Lira, el embajador de Chile en República Dominicana, Fernando Barrera y el Embajador en Misión Especial, Gabriel Gaspar.

PUB/VJ