El ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, se reunirá la mañana de este lunes con la Presidenta MIchellle Bachelet para analizar el anuncio realizado por Bolivia, sobre la nueva demanda que interpondrá ante la Corte Internacional de Justicia, esta vez por el río Silala. 

En ese escenario, el secretario de Estado, ha manifestado que más que enfrentar la demanda, nuestro país se está preparando para contrademandar a Bolivia, insistiendo que “plantearemos los hechos y el derecho que hemos sostenido, con antecedentes históricos, diplomáticos, actas y elementos técnicos para demostrar que Bolivia cambió su relato sobre el río sólo recientemente”. 

Sobre la presentación boliviana y la fecha en que se adopta la determinación, Muñoz afirma -según reproduce La Tercera- que claramente el país altiplánico “precipitó” su decisión por que sabe “que la Corte no le otorgará la soberanía sobre el Pacífico que buscó en su demanda sobre acceso al mar”. 

“Esta demanda adicional será una distracción, que además les sirve para desviar la atención de enredos interno”, agrega la autoridad. 

Sobre este tema, el Canciller agrega que “¿Alguien puede dudar que la política interna está detrás de esta nueva demanda?” Pero más que el Silala, Bolivia ha optado por un camino de odiosidad en contra de Chile”. 

“Ya no es sólo el mar, sino los ríos y cualquier excusa para atacar a Chile. La comunidad internacional se está dando cuenta de que detrás del “demandismo” del regimen boliviano hay una política premeditada de hostilidad hacia Chile, cuyo fundamento es la política interna”, sentencia. 

PUB/NL