Carolina Cosmelli de 53 años es la persona que denunció al embajador de Chile en Francia, Patricio Hales, por acoso sexual y laboral por el período de tiempo que trabajo en la residencia del diplomático en París entre diciembre de 2014 y diciembre de 2015.

La mujer, quien es masoterapeuta y dueña de un centro de masajes en Cachagua, acompañó a la esposa del embajador, María de los Ángeles Swinburn, hasta París luego que la mujer del diplomático así lo solicitara, según consignó La Tercera.

El sumario administrativo que lleva la Cancillería, es el primero que se aplica a un embajador político, quienes son de exclusiva confianza de la Presidenta de la República.

La denuncia fue presentada el 18 de abril pasado, y luego la Cancillería designó al embajador de Chile en Noruega, José Miguel Cruz, como fiscal especial para investigar los hechos.

De acuerdo a la publicación de La Tercera, la Cancillería y el embajador Cruz confirmaron la apertura del sumario contra Hales por acoso laboral, en el que se insinúan hechos de acoso sexual que afectaron a Cosmelli, pero no entregaron más detalles por tratarse de una investigación reservada.

El embajador Cruz entregaría en un par de semanas más un informe a la Dirección Jurídica de la Cancillería con las primeras conclusiones de las indagatorias que lleva adelante.

En un mail enviado a La Tercera, el embajador Hales señaló: “He sido notificado, mediante correo, de un procedimiento de toma de declaración en el marco de un sumario administrativo. Como corresponde, en esa instancia, me informaré y aportaré al fiscal todos los antecedentes que me soliciten”.

En su declaración, Cosmelli denunció maltrato laboral al que se sumaron insinuaciones de índole sexual, como intentos de abrazarla para acercarla a él a la fuerza y una invitación a ver juntos “una película pornográfica”.

PUB/ SQM