La directora de Fronteras y Límites de la Cancillería, Ximena Fuentes, desmintió las acusaciones realizadas por el canciller boliviano David Choquehuanca, sobre un supuesto incumplimiento por parte de Chile del Tratado de 1904 en los puertos de Arica y Antofagasta.

Fuentes aclaró los cuatro puntos principales mencionados por el canciller Choquehuanca respecto al supuesto incumplimiento y afirmó que es claro que “esta visita no se enmarca en la búsqueda de diálogo, paz, ni buena voluntad”.

Ante el argumento de las autoridades de Bolivia que señalan que el acopio de minerales ya no se puede realizar en el puerto de Antofagasta, situado en el centro de la ciudad, la embajadora Fuentes se preguntó si “¿Bolivia pretende acaso que Chile aplique los estándares ambientales de 1904?”.

En relación a ello explicó que actualmente el mineral contaminante y peligroso se acopia en Portezuelo, ubicado en las afueras Antofagasta.

Asimismo, agregó que “para hacer más eficiente el manejo de los minerales, el puerto acaba de invertir en contenedores volteables que permiten embarcar directamente este material desde Portezuelo a los barcos”.

Otro de los puntos argüidos por el gobierno boliviano es el reajuste de las tarifas que cobran los puertos chilenos – al igual que todos los puertos del mundo- por los servicios que otorgan.

Ante ello, la embajadora dejó en claro que “libre tránsito no significa gratuidad en los servicios portuarios”, acusando que el “gran obstáculo al comercio de Bolivia es el gobierno de Bolivia”.

Esto se debe al rol que ejerce Asociación Portuaria Boliviana (Aspb), empresa estatal que funciona como intermediario entre el puerto y los importadores, ya que mientras el puerto cobra 100 por un servicio, la ASPB le cobra al importador 300 y hasta 500 por su sola intervención. “Este es el gran negocio del estado boliviano a costo de sus importadores”, denunció.

Choquehuanca también mencionó una supuesta “discriminación” a la carga boliviana, lo que Fuentes fue clara en descartar.

“No puede haber discriminación cuando Bolivia goza de almacenamiento gratuito y el 80% de la carga en el puerto de Arica es boliviana”, explicó Fuentes.

Además, lamentó que “Bolivia, al contar con 60 días de almacenamiento gratuito para las cargas de exportación y 365 días para la importación, contribuye a copar los lugares de almacenamiento”.

Finalmente la embajadora Fuentes se refirió a la solicitud que hizo hoy el canciller Choquehuanca, de querer un puerto propio.

“Para tener un puerto propio, Bolivia desea modificar el Tratado de 1904 y eso explica la demanda ante la Corte Internacional de Justicia. Tal vez ya no crea tanto en la Corte para obtener su puerto soberano y ha iniciado su campaña para lograr sus objetivos por cansancio”, afirmó. 

PUB / DIG