Una tensa situación se registró en la intersección de avenida Providencia con Eliodoro Yáñez, en medio de la protesta que este viernes han protagonizado taxistas de techo amarillo en contra de los servicios de Uber y Cabify. 

El hecho se produjo cuando un carabinero intentó detener a uno de los conductores el que se negó e intentó seguir la marcha.

En ese minuto el uniformado sacó su arma de servicio, apuntando hacia el suelo, y se paró frente al automóvil para impedir que siguiera, mientras otro efectivo sacó al conductor del vehículo para detenerlo.   

Los peatones que se encontraban en el lugar, pedían al conductor que evitara la situación y “se bajara por la buena” del vehículo. 

PUB/NL