La fiscalía militar investiga el extravío de armamento policial al interior de la Subcomisaría Cerrillos de Carabineros, ubicada en calle Buzeta de esa comuna.

El hecho quedó al descubierto la jornada de ayer luego de la revisión interna de rutina, cuando personal del recinto se percató de la ausencia de dos ametralladoras Uzi y cuatro pistolas Taurus.

De acuerdo a lo informado por el diario El Mercurio, el general Rodney Weber, jefe de la Zona Metropolitana Oeste, que llegó hasta la dependencia policial señaló que su presencia allí era “para constatar efectivamente un hecho gravísimo, que consistió en el extravío de armamento, armamento que estaba destinado para la seguridad y protección de todos los vecinos".

Y agregó que "el Alto Mando institucional ha dispuesto medidas administrativas y operativas que tienden a encontrar el armamento que se ha extraviado y determinar a los responsables de este extravío, y dentro de este orden de cosas se ha dispuesto en forma inmediata que se releve del mando a los oficiales que estaban comandado esta unidad y fueron enviados hasta otra comisaría".

Los separados de sus funciones en la Subcomisaría Cerrillos de Carabineros son un capitán y un teniente, quienes permanecerán en dicha condición mientras se desarrolla la investigación.

PUB/CM